El equipo de Tierras de Cerámica agradece el Ciudad de Talavera

DISCURSO ÍNTEGRO DE AGRADECIMIENTO

«Desde Tierras de Cerámica nos sentimos orgullosos de poder compartir este Premio ‘Ciudad de Talavera’ a la iniciativa local y comarcal por una labor que nos apasiona, como es la defensa de las técnicas que nuestros ceramistas han sabido conservar durante siglos, y más si cabe, recibir el Carrito de Mondas que es todo un símbolo de unión de la cerámica con las Mondas.

Sus colores, su textura y el sentimiento del artesano que, una vez al año, cumple con el ritual de modelar, cocer y pintar el Carrito de Mondas para los Premios ‘Ciudad de Talavera’, da mayor significado a nuestra existencia como colectivo ciudadano.

Este premio en gran medida, los reconoce a ellos; nuestros ceramistas,  los verdaderos merecedores de este premio y, a ellos va dedicado, por su corazón y su saber hacer a la hora de dar vida a nuestra identidad.

Pero la continuidad de esas técnicas es una responsabilidad de todos. Es un compromiso ineludible que tenemos con Calvinus, ceramista romano; con los ceramistas visigodos, árabes y mudéjares que mantuvieron y ampliaron su esplendor con nuevos conocimientos; así como con los personajes ilustres, hijos de esta ciudad y, otros que creyeron en ella: Ruiz de Luna, Enrique Guijo, Arroyo, Niveiro, Platón Páramo; como  tantos ceramistas anónimos que han dedicado años de trabajo para legarnos este tesoro que la cerámica representa.

Compromiso compartido también con maestros ceramistas como Rafael García-Bodas, que actualmente nos sigue transmitiendo, a sus 93 años, el amor e ilusión por su arte, el de la magia de sus pinceles, y que tan magistralmente representa a los cientos de pintores y pintoras de cerámica de nuestros alfares, ahora talleres. Y sobre todo con las  generaciones  futuras, las cuales no entenderían cómo teniendo un bien tan preciado, pudiéramos dejarlo perder. Un Tajo vivo, tiene que decantar un barro que hoy más que nunca desea maridar con el fuego.

El trabajo de todos conseguirá que nuestra cerámica tenga el reconocimiento que se merece, dentro y fuera de nuestra ciudad. Nuestros hijos deben conocer desde pequeños el esfuerzo que conlleva una simple pieza, desde el barro hasta la decoración artística. El orgullo debe de estar presente en nuestros corazones por ser de Talavera, la ciudad de la cerámica.

“Es la cerámica la que nos hace talaveranos”

La cerámica quiere y debe seguir viva. La pasión que le dedicaron los insignes alfareros pasados y presentes tiene que dar su fruto.

No es responsabilidad exclusiva de los ceramistas, que ellos se esfuerzan día a día, sino que todos debemos incluir en nuestras vidas, esta pasión por la cerámica, tradicional y moderna – con nuevos diseños y usos-, de tal forma que conformen ahora y siempre una marca indisoluble.

Fernando González Moreno, profesor de la Universidad de Castilla-La Mancha, dice que no son los talaveranos los que hacen cerámica, si no la cerámica la que nos hace talaveranos.

Y Tierras de Cerámica  es solo el reflejo de esa inquietud ciudadana que, como he dicho, queremos proteger, conservar y difundir porque está en nuestras vidas y en nuestra cultura.

El trabajo es arduo, bien lo saben los que en él participan y a los que, desde aquí animamos a que se sumen, pero el primer paso ya está logrado, nuestras técnicas y saberes artesanales ya son Bien de Interés Cultural Inmaterial.

En el futuro, queremos imaginar que los carneros del Carrito de Mondas, no sólo llevarán, año tras a año, presentes a nuestra patrona la Virgen del Prado, sino también las técnicas artesanales que convertirán nuestra cerámica en inmaterial para el mundo entero.»