Tierras de Cerámica prepara una red de apoyos nacionales e internacionales para lograr la Declaración de Patrimonio Inmaterial de la Unesco

Tierras de Cerámica ha presentado este viernes la hoja de ruta para la consecución del Proyecto Unesco, que conllevará  la inclusión de la cerámica artística de Talavera de la Reina y El Puente del Arzobispo en el listado de Patrimonio Inmaterial de la Humanidad de la Unesco, y entre la que se encuentra la confección “de una red de apoyos nacionales e internacional”.

La presentación ha tenido lugar en el auditorio de la Feria de Artesanía de Castilla-La Mancha (FARCAMA) y ha contado con la asistencia de los delegados de la Junta en Toledo y Talavera, los primeros ediles de Talavera de la Reina y Puente del Arzobispo, la diputada provincial de Cultura, representantes de todos los grupos municipales en el Ayuntamiento de Talavera, así como artesanos y ciudadanos.

La portavoz de la asociación, Pilar Campillejo ha reconocido que la concesión del reconocimiento como Bien Interés Cultural Inmaterial de Castilla-La Mancha, “nos ha abierto las puertas a la carrera hacia la Unesco”.  También ha incidido en que el objetivo del Proyecto es “mantener viva la cerámica”.

Durante la presentación, ha habido un reconocimiento a todos los artesanos que a través del tiempo han sabido mantener vivas las técnicas artesanales que han dado lugar a la cerámica.

Un reconocimiento que ha corrido a cargo de Ana Isabel Fernández, una de las promotoras de Tierras de Cerámica, y sobrina de la ceramista Isabel Rodríguez, que se trabajó en el Alfar de El Carmen, y luego fue una de las impulsoras de la cooperativa de cerámica ‘La Purísima’.

Campillejo ha asegurado que la inclusión de la cerámica en el listado de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Unesco supondrá “una serie de medidas de salvaguarda que evitarán que desaparezca ese tesoro inmaterial presente todavía en la memoria  y las manos de los artesanos”. “Dejarlo morir sería un pecado capital que no podemos permitirnos”, ha dicho.

Por otra parte, la portavoz de Tierras de Cerámica ha detallado las dos líneas básicas de trabajo que desde el colectivo desarrollarán en los próximos dos años.

Primero,  la elaboración propia del expediente Unesco que supondrá la creación de grupos de trabajo específicos, la recolección de  testimonios orales y la configuración de una serie de actividades que ayuden a la difusión del proyecto y, del concepto inmaterial de los procesos artesanales que conserva la cerámica artística.

Según la portavoz,  los requisitos imprescindibles  serán los de “divulgar, concienciar y lograr el apoyo de la ciudadanía de nuestras comarcas, con especial incidencia entre los más jóvenes, que son los más desconocedores de nuestro patrimonio”. Además, otra línea de trabajo se refiere a “tejer una red de apoyos nacionales e internacionales para llegar más arropados ante la Unesco”.